Impresiones y recursos sobre el ciclo de charlas sobre menores y web 3.0

20131204_adolescencia_rrssEn el mes de septiembre fui invitada por el I.E.S. Andrés Laguna de Segovia, a cuya Dirección agradezco que contaran conmigo para ello, a participar en su programa TIC con una serie de charlas para los alumnos del centro sobre implicaciones legales del uso, o mejor dicho, ciertos usos de las redes sociales y smartphones. Mis seguidores de Twitter, Facebook y Linkedin estarán al corriente de estas sesiones, pues quizá me he puesto un poquito pesada con el tema, pero es que me parece muy loable este tipo de iniciativas desde los centros de educación.

Además tuvieron el acierto de extender el programa a padres y profesores, mediante una última ponencia, que tuvo lugar el pasado día 4 de diciembre y de la que adjunto a continuación la presentación que sirvió como apoyo ilustrativo:

Creo que esta última charla tuvo gran acogida, a juzgar por el número de asistentes. De este dato, así como de los comentarios y las diversas preguntas que se sucedieron tras mi exposición (ese debate final es siempre lo más interesante), deduzco que el tema preocupa, y no poco, tanto a padres como a profesores. Y es que, tal y como manifesté allí, nos ha tocado vivir el período de adaptación a estas nuevas tecnologías que constituyen la llamada web 3.0, y respecto a las cuales aún no sabemos muy bien, ni siquiera los adultos, cómo manejarlas y cuáles pueden ser sus implicaciones. Tampoco creo ser muy temeraria si digo que a buen seguro a muchos padres serán sus hijos quienes les enseñen a configurar su privacidad en Facebook.

Aunque con un enfoque distinto, tanto en las conferencias a los chavales, como en la dirigida a padres y profesores, se trataron cuestiones relativas a la propia privacidad y la de los demás, posibles conductas delictivas, responsabilidad de los menores y de los padres y herramientas para informarse y para protegerse.

No me llamó la atención que la inmensa mayoría de los chicos, de entre 12 y 14 años, tuvieran smartphone, cuenta en varias redes sociales y el whatsapp ardiendo. En cambio, al preguntar a los padres, fueron muchas menos las manos que se alzaron. En general los chavales conocen bien el funcionamiento de las redes sociales (por ejemplo, contestaron acertadamente a las preguntas del juego simulador de privacidad de tuenti) y fueron varios los que expusieron supuestos en los que un “primo” o una “amiga” había sido sujeto pasivo, e incluso activo, de alguna acción ilícita cometida a través de estos medios electrónicos.

También se comentaron diversos casos por parte de los padres y profesores. Imagino que lo que más les preocupará será el cyberbullying y el grooming, si bien, quizá por verlo como algo más probable de que les pueda suceder a sus hijos, muchas de las preguntas giraron en torno a cuestiones tales como el uso y/o divulgación de imágenes o vídeos por parte de las escuelas o institutos, como el comentado aquí, como sobre todo la difusión por parte de los propios menores de material íntimo respecto a sí mismos y a terceras personas (lo que, por otra parte, puede ser una manifestación más del cyberbullying).

Por último, no tengo datos suficientes para saber si estos adolescentes entendieron bien las consecuencias legales que se pueden derivar de ciertos actos, pero, tras hablarles sobre la Sentencia de la Audiencia Nacional que avala el acceso por parte de un colegio al teléfono móvil de un menor si su consentimiento, bien que comentó alguno “¡Anda, y ¿nuestra privacidad?” Y, ¿qué quieren que les diga?, no le falta razón.

Les dejo enlaces a vídeos y sitios web de interés que fueron expuestos o citados en estas charlas, así como la presentación para los alumnos:

Vídeos:

.- “Sexting, no lo provoques

.- “Redes sociales y privacidad. Cuida lo que publicas sobre los demás

.- “¿Tienes privacidad de verdad en las redes sociales?

Páginas web:

.- www.menores.osi.es

.- www.pantallasamigas.net

.- www.tudecideseninternet.es

.- www.cyberbullying.com

.- www.inteco.es

Jornada Adolescencia y Redes Sociales

rrssIESLagunaEn el mes de octubre tuve el honor de dar una serie de charlas para los alumnos de primero y segundo de la E.S.O. del Instituto de Enseñanza Secundaria Andrés Laguna de Segovia. Fue una interesantísima experiencia que además disfruté mucho, pues siempre resulta muy refrescante acercarse al mundo a través de los ojos de los más jóvenes. Espero que se quedaran con las tres o cuatro cosas más importantes y básicas que pretendí transmitirles sobre las implicaciones que pueden acarrear ciertos usos de las redes sociales e Internet en general.

Con buen criterio, en mi opinión, ante las dudas o preocupaciones que pueden mostrar los padres al respecto, el Instituto ha estimado que puede resultar muy útil también dirigirse a ellos, así como a los profesores. Por ello ha organizado una jornada de puertas abiertas, no sólo para los padres de los alumnos del centro, sino para todo aquel que pueda estar interesado en la temática. Se celebrará este miércoles, día 4 de diciembre, a las 19 h. en la biblioteca del Instituto donde hablaremos sobre los riesgos que corren los menores en Internet y las consecuencias legales de algunos comportamientos en la Red.

Así que, ya sabéis, si os interesa, sólo tenéis que acercaros al Instituto Andrés Laguna el miércoles a las 19 h. Allí os espero.

adoless_rrss

Más información:

.- El Adelantado: El IES Andrés Laguna enseña buenas prácticas en el uso de las redes sociales

.- Segoviaudaz: Adolescencia y Redes Sociales en el Andrés Laguna

.- I.E.S. Andrés Laguna: Adolescencia y Redes Sociales

De las funciones de Navidad en los colegios y la protección de datos

Esta semana he acudido a un par de funciones de esas que los niños representan en los colegios por estas fechas y no he podido evitar acordarme de aquello que ya comentaba, hace unos meses, el compañero David González Calleja en su blog sobre la problemática en torno a la captación de imágenes de menores en los centros educativos, y es que allí parecía haber más cámaras de fotos y vídeos a todo rendimiento que personas viendo la función.

bokeh

Por supuesto el propio colegio también la grababa y tomaba fotografías y queda claro que, al ser la imagen un dato de carácter personal, aquél tiene que cumplir la normativa sobre protección de datos y en concreto en lo que respecta a menores de edad. En este sentido David comenta en su post las dificultades que se pueden encontrar los centros, sobre todo si dan con la oposición frontal de unos padres a que se grabe a sus hijos, y a su texto me remito.

Lo que yo pretendo aquí es, al margen de la normativa, de un lado poner este tipo de situaciones en relación con dos conceptos que últimamente me rondan mucho por la cabeza en lo que a privacidad se refiere: lo socialmente aceptado y la expectativa razonable, y de otro lado distinguir entre dos fases: una primera de captación de las imágenes y otra segunda del posterior uso o tratamiento de las mismas.

Observo que, cada vez con mayor frecuencia, los padres esperan y desean que el colegio de sus hijos les ofrezca este tipo de “servicios añadidos”. Lo raro sería que no lo hicieran. Es extraño que se produzcan casos como el que comenta David en su blog, pero habría que ver cuántos padres protestarían si de pronto el cole les comunicara que este año no va a haber ni vídeo ni fotos oficiales. O quizá a nadie le importara, total cada padre, tío y abuelo va provisto de sus propias “armas de captación masiva”. Pero a lo que voy es a que hoy en día estas prácticas de los centros educativos se ven como normales y habituales por la inmensa mayoría, no ya sólo en Navidad sino en cualquier otro evento de similar envergadura (fiestas de la localidad, semana de la solidaridad, excursión al museo de ciencia de la ciudad, etc.).  Podríamos decir, por tanto, que son actuaciones socialmente esperadas (en el sentido de que a la inmensa mayoría no les sorprende, al menos no negativamente) y aceptadas.

El punto más sensible, en mi opinión, viene a la hora de utilizar posteriormente esas imágenes, y aquí es donde podría haber algo más de disparidad en cuanto a lo que se espera y se acepta que se haga con ese material. Habrá padres que vean normal que el colegio publique las fotos y el vídeo en su página web en abierto y los comparta a través de sus redes sociales, otros en cambio pueden rechazar ese uso pero estar conformes con que se publiquen en la zona privada de la web y otros que prefieran que se facilite exclusivamente a los padres y mediante CD o DVD, etc.

En conclusión, y lo digo a modo de reflexión y pregunta (me encantaría que comentaran no sólo compañeros, sino también padres): quizá deberíamos plantearnos que el uso legítimo estará dentro de lo mínimo que socialmente se espere y acepte que se haga con esas imágenes. Soy consciente del problema que plantea la ambigüedad de estos conceptos, pero también de lo absurdo de negar la realidad de nuestros tiempos, y es que ¿de qué le serviría a un padre impedir que la escuela de sus hijos grabe la función de Navidad en la que éstos participan, si los padres, tíos y primos de los demás niños de la clase lo graban y fotografían y después lo comparten, con vaya usted a saber quién, en Facebook?

Por cierto, buenas fiestas y feliz 2013 a todos.